viernes, 10 de octubre de 2014

#Reflexiones - el cuidado de los libros

    

Cuidar o no cuidar los libros es algo que me he planteado desde que era pequeña. Ya cuando iba al colegio mi madre me enseñaba a cuidar los libros de texto, los forrábamos y no me dejaba escribir en ellos con bolígrafo porque se estropeaban. Y solía (y suelo) ser muy cabezota y no hacer mucho caso pero, en esta ocasión, sin rechistar le hice bastante caso. 

Desde entonces para mi un libro es algo sagrado... y mira que tengo muchos en las estanterías. Pero cada vez que cae uno en mis manos es imposible que lo maltrate, ya sea de texto o de lectura. Como mucho llego a escribir en ellos en lápiz y cuando están en otros idiomas. 

Suelo cuidarlos con mucho cariño y procuro no doblar ninguna página. De hecho he tenido disgustos con personas de mi alrededor cuando veo que los maltratan. Puede ser ya obsesión pero no puedo evitarlo, me supera. Me encanta que estén perfectos. De hecho, me ha pasado en muchas ocasiones de ir a comprarlo a la tienda y si está un poco picado en la portada o en la contraportada, y echando un vistazo rápido tiene alguna hoja mal, lo he dejado y me he ido a otra tienda. Y me ha pasado en algunas ocasiones que se me ha caído al suelo, se me ha doblado alguna esquina y luego estar enfadada un buen rato... T_T

He visto algunos vídeos en YouTube hablando de este tema y hay gente que le encanta toquetearlos mucho, doblarles las páginas, escribir en ellos y la verdad es que les admiro porque yo no puedo. Me siento incapaz de rayar un libro o doblarle alguna esquina.

Y con esta pequeña reflexión me despido hasta la siguiente.

1 comentario :